Hotel Es Príncep

Sin duda lo considero uno de los mejores hoteles en Palma. Es un hotel boutique de cinco estrellas ubicado en primera línea de mar junto a las murallas medievales de la capital mallorquina, ubicado sobre el “Baluard del Príncep”.

El hotel está situado en la zona de Palma donde en la época medieval se ubicaban los curtidores. En los cimientos del hotel se han descubierto piezas que se utilizaban para procesar la piel animal y se exhiben en el hotel.

Los propietarios han preservado el carácter auténticamente mallorquín el establecimiento, con muchos detalles que se pueden apreciar en la decoración, arquitectura y atmósfera.

Y esto se nota en las habitación, cómodas y lujosas, dignas de un hotel cinco estrellas en el centro de Palma y por supuesto con SPA.

Roof Top con vistas al Mediterráneo

La terraza “roof top” con unas excelentes vistas a toda la bahía y el puerto de Palma. Dispone de una pequeña piscina que invita a refrescarse además de tumbonas donde poder disfrutar de las excelentes vistas al Mediterráneo.

Experiencia gastronómica

El excelente desayuno, preparado con los mejores ingredientes y la mejor selección de fruta fresca que haya visto en un hotel.

El hotel también cuenta con el restaurante “Bala Roja”.

Las atenciones del personal

Por último, pero quizás lo más importante de todo, el trato del personal: profesionales muy bien formados que se esmeran a dar el mejor servicio. Aquí es donde “Es Príncep” se lleva el premio, su personal y su trato al cliente.

Reservas y más información en www.esprincep.com

Un otoño en Mallorca

Con la llegada del otoño – desde finales de octubre a principios de noviembre -Mallorca vuelve a ser “la isla de la calma” como fue conocida hace mucho tiempo.

El otoño marca el fin de la temporada y el cierre de muchos hoteles y comercios que giran entorno al negocio del turismo. Es el momento en que Mallorca entra en un letargo delicioso.

Quizás resulte uno de los mejores momentos para conocer la isla, mucho más relajada y amable con el que la visita. Además fuera de temporada los precios de los vuelos a Mallorca y de los hoteles que quedan abiertos resultan mucho más económicos para realizar una escapada otoñal.

Últimos días de playa y puestas de sol

Si el tiempo acompaña podemos disfrutar de los últimos días de calor en la playa de Es Trenc, sin aglomeraciones y masificación, y darnos el último chapuzón o ver la puesta de sol desde allí, aunque convendrá llevar algo de ropa de abrigo para la tarde.

Además de Es Trenc, cualquier otra playa de Mallorca orientada hacia el sur, nos brindará atardeceres de postal, principalmente las que rodean a la Bahía de Palma.

Playa de Es Trenc – 24 de octubre
Puesta de Sol desde Puig de Ros -7 de octubre

Paseos por la Serra y el campo mallorquín

También podemos realizar un paseo por la Serra de Tramuntana, mucho más tranquila pero igualmente maravillosa, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011. Empezado por el pueblo de Valldemossa, haciendo una parada en el mirador de “Sa Foradada”, para continuar disfrutando de las vistas desde el cementerio de Deià y finalizando en el puerto de Soller.

Vista de la puesta de sol desde el mirador de “Sa Foradada” – 5 de octubre
Vistas desde el cementerio de Deià – 5 de octubre
Casa en Deià – 5 de octubre
Las montañas de la Serra de Tramuntana vistas desde Deià

Este año, con las lluvias abundantes de las últimas semanas, el campo mallorquín se presenta especialmente verde y hermoso. Esto invita a realizar paseos por los campos que rodean pueblos de la zona sur de la isla como Lluchmajor, Campos o Santanyí.

Redescrubriendo “ciutat”

Palma de Mallorca o “ciutat” como la llaman muchos mallorquines ha transformado su centro histórico con multitud de hoteles boutique, restaurantes y cafés de calidad y buen gusto, alejándola del concepto de ciudad de turismo barato y de sol y playa.