Apple HomePod

En plena “guerra” de los altavoces inteligentes entre Amazon, Google y Apple os voy a comentar porqué me he decidido finalmente por la alternativa de la compañía de Cupertino.

Guerra de asistentes virtuales: Alexa, Google Assistant, Siri y Cortana

Para los que no estéis al tanto los tres grandes están librando desde hace poco una batalla de asistentes virtuales y el hardware que lo acompaña:

  • Amazon con el asistente virtual Alexa y la línea de altavoces inteligentes “Echo” de precios y características muy diversos. Además de Amazon otros fabricantes de altavoces como Sonos también ofrecen Alexa como asistente virtual
  • Los dos modelos de altavoces Google Home, integrados con los servicios y sistemas de Google, como Assistant, Chromecast o Youtube
  • Y finalmente Apple con su HomePod, con un único modelo de altavoz (en color blanco o negro) y su integración con Siri

Mención aparte para el otro gigante tecnológico Microsoft, que ofrece su asistente virtual Cortana, pero que tiene menos desarrollado el aspecto del hardware. Si bien Cortana funciona en cualquier PC con Windows 10 o en equipos móviles con Apple iOS o Android, Microsoft no ha presentado unos altavoces específicos para Cortana todavía. Cortana funciona en los altavoces Invoke de Harman Kardon (empresa adquirida por Samsung) y recientemente ha anunciado un acuerdo con Amazon para que Cortana funcione con Alexa y viceversa.

Primera opción por precio: Amazon Echo o Google Home

Si nuestro presupuesto es limitado y no vivimos en el “ecosistema” Apple directamente nos tendremos que decantar por las alternativas de Amazon o Google.

Amazon presenta la línea más diversas de dispositivos de diversos precios y características. El modelo más barato el Echo Dot cuesta 60 euros y el más caro el Echo Plus llega a los 150 euros.

Además en el tema musical, los altavoces Echo y Alexa se integran con el mayor número de servicios de música en streaming: Lógicamente además de los dos servicios de Amazon Prime y Music Unlimited, también se integran con Spotify, Pandora, entre otros. La gran sorpresa reciente ha sido el anuncio que también se integra con Apple Music.

Sin embargo inicialmente y, por compra impulsiva me decante por un Google Home Mini de oferta, precio de lista 59 euros, pero que puedes encontrar ofertas por unos 40 euros.

Por un precio así no se le puede exigir excesivamente a Google Home Mini, aunque tiene características muy interesantes como por ejemplo que distingue la voz de los integrantes de una familia, por lo que se puede integrar con las cuentas de Google de cada miembro de la familia. La integración es fantástica si principalmente vives en un ecosistema Google pero no era mi caso: Mi cuenta de gmail tiene un forward a Outlook.com y no tengo un móvil Android. Por estos motivos y por la calidad de sonido (recordemos el precio del dispositivo) decidí regalar el Home Mini y decantarme por el mucho más caro (precio lista 349 euros) Apple HomePod. Hay que estar atengo a las ofertas puntuales que lanza Media Markt que permite adquirir el HomePod rebajado hasta 299 euros.

Experiencia de uso del Apple HomePod

Como sucede con los productos de Apple la configuración no podría ser más sencilla: Necesitas un dispositivo iOS (iPhone, iPad) con WIFI y Bluetooth activados y las aplicaciones Home y Apple Music (pre-instaladas en estos dispositivos), una cuenta de Apple ID con doble factor de autenticación e iCloud configurados y acercar el iPhone o iPad al Apple HomePod para que se configure automáticamente.

A diferencia del Google Home Mini el HomePod y Siri todavía no son capaces de distinguir a los miembros de una familia, por lo que si preguntas a Siri por las citas en el calendario, responderá con las citas de la cuenta de AppleID/iCloud configurada. Por otra parte esto permite a los miembros de la familia compartir la cuenta de Apple Music Individual (10 euros/mes) sin tener que recurrir a la opción más cara del plan familiar (15 euros/mes).

Para poder escuchar música con Siri y el HomePod necesitamos una suscripción de pago de Apple Music. Por supuesto podemos utilizar el HomePod con cualquier otro servicio de música en streaming que funcione en nuestro iPhone o iPad como Spotify pero siempre sin Siri utilizándolo como un altavoz Airplay convencional.

Y es en la reproducción de música donde la calidad del HomePod destaca por encima de la competencia: el sonido de un sólo HomePod llena una habitación con graves marcados y agudos muy definidos. Si tenemos dos equipos HomePod en la misma habitación se configuran automáticamente para trabajar en estéreo.

Como asistente virtual, Siri a través del HomePod cubre mis necesidades en este aspecto para realizar tareas como:

  • Encender o apagar luces Philips Hue
  • Revisar mi agenda / calendario
  • Poner en marcha recordatorios
  • Realizar llamadas telefónicas

Por mi uso de los asistentes virtuales, con Sire no he echado en falta nada que me puedan ofrecer Google Assistant, Alexa o Cortana.

Recomendaciones

Si somos usuarios del ecosistema Apple – con un iPhone o iPad – y buscamos un altavoz de calidad sin duda recomendaría este equipo, siempre y cuando estemos dispuestos a pagar más por un producto “premium” de la casa de la manzana. Si bien es cierto que la relación calidad/precio para este tipo de altavoz está bastante bien ajustada.

Apple-HomePod-Black-09122018

Solución a los problemas de cobertura WIFI

No vivo en un piso muy grande pero hasta ahora he tenido problemas de cobertura WIFI: El router conectado a la fibra óptica está en un extremo en el salón y la habitación donde suelo trabajar con el ordenador se encuentra justo en el extremo opuesto de mi casa. Además de cada vez tenemos más dispositivos con conexión WIFI en casa, en mi caso: 2 PCs portátiles, 2 Tablets, 2 móviles, bombillas Philips HUE, 2 altavoces inalámbricos, una SmartTV y un Google ChromeCast.

Primero probé con un repetidor WIFI pero lo devolví el mismo día por el mal resultado que obtuve. Después lo resolví provisionalmente con una solución PLC (utilizando la red eléctrica doméstica para transmitir datos) que podemos adquirir en cualquier tienda de informática. Sin embargo no alcanzaba una velocidad muy buena de transmisión y, el hecho de tener dos redes WIFI (SSID) con nombres diferentes no ayudaba mucho: Los dispositivos no saben identificar a qué red conectarse automáticamente en función de la cobertura/rendimiento.

Redes WIFI Mesh

Mis problemas se solucionaron definitivamente adquiriendo una solución WIFI Mesh, en mi caso Google WIFI. Aunque hay soluciones de la mayoría de fabricantes de equipos de red como Linksys, TP-Link, Netgear, Nova, etc. Basta con echar un vistazo en Amazon.com

Las redes MESH permiten crear una única red WIFI compartida a través de varios puntos de acceso que colocaremos en la casa. Los puntos de acceso son “inteligentes” y se aseguran que nuestros dispositivos se conecten al que proporciona mejor cobertura.

Además estos equipos suelen incluir funcionalidades de auto-gestión interesantes. En el caso particular de Google WIFI los equipos se actualizan de forma automática, permiten controlar el acceso por horario a los niños de la casa, priorizar tráfico para un dispositivo, controlar dispositivos tipo bombillas Philips Hue, etc.

En mi caso compré un pack de 3 puntos de acceso de Google WIFI disponible en la mayoría de tiendas de Informática. Uno lo conecté al router de fibra de Movistar y los otros dos en los extremos opuestos de la casa. Gracias a esta solución se han acabado los problemas de cobertura.

El único inconveniente de estas soluciones Mesh es su precio comparado con las alternativas más baratas de extensores WIFI o PLC. Un pack de 3 puntos de acceso suele rondar los 200-300 euros, aunque el fabricante Nova ya ofrece soluciones por 99 euros.