Descubriendo Argentina – Iguazú

La región de las cataratas de Iguazú se encuentra rodeada por las fronteras de 3 países: Argentina, Brasil y Paraguay.

Nosotros llegamos al aeropuerto de Puerto Iguazú (IATA IGR) entrada la medianoche en un vuelo proveniente de Aeroparque – Buenos Aires.

Iguazú también tiene un aeropuerto en el lado brasileño (Foç do Iguaçu – IGU).

Como llegamos bien entrada la noche nos desplazamos en taxi directamente a nuestro hotel – Selvaje Lodge – aprox, unos 20 minutos del aeropuerto, sin mayores problemas. Pese a la oscuridad del entorno selvático durante nuestro recorrido desde el aeropuerto, nada más llegar al hotel, todo hacía presagiar que pasaríamos unos días excelentes rodeados de naturaleza.

Nuestro taxista nos recomendó visitar las cataratas por los dos lados – brasileño y argentino por lo que ya acordamos con él que nos llevara al día siguiente por el lado carioca. Acordamos que nos viniera a buscar al mediodía para tener tiempo de descansar.

Cataratas – Lado Brasileño

Después de un excelente desayuno y refrescarnos tranquilamente en la piscina nuestro taxista vino a recogernos al hotel.

Es importante no olvidar el pasaporte para cruzar la frontera y también:

  • Protector solar
  • Agua – aunque podremos comprarla en el parque – para combatir el calor y la humedad
  • Repelente para mosquitos – por suerte no sufrimos sus picaduras
  • Ropa cómoda y – si es posible – una muda porque es muy probable que nos mojemos en el recorrido

Antes de entrar en el parque decidimos ver las cataratas desde el aire, contratando una excursión en helicóptero con Helisul.

Después del viaje en helicóptero y comer unas empanadas argentinas en un puesto callejero entramos en el parque. En la entrada del parque se toma un bus hasta las cataratas.

El recorrido caminando por el lado brasileño comienza cerca del hotel Belmond Das Cataratas. Es un recorrido a través de un camino y escaleras bastante fácil, de hecho había muchas personas mayores que lo realizaban sin problemas. Quizás lo más complicado sea soportar el calor y la humedad del lugar sobre todo durante los meses de mayo calor. En nuestro caso – finales de noviembre – todavía era bastante soportable. A lo largo de todo el recorrido se puede disfrutar de las vistas a las cataratas donde las fotos y los selfies son casi de obligado cumplimiento. La vista de las cataratas es sorprendente y es una de las imágenes que uno recuerda durante toda la vida.

Una vez finalizada la visita al lado brasileño nuestro taxi vino a recogernos para llevarnos al hotel. Teníamos organizada una caminata a las 18h de una hora por el bosque que rodea el hotel con Iguazu Bike Tours.

Acabamos el día disfrutando de nuevo de la piscina y unas tapas con champán en medio de la selva que rodeaba nuestro hotel.

Cataratas – Lado Argentino

Nuestro segundo día en Iguazú ya lo teníamos organizado previamente al reservar una excursión por el lado Argentino a través de GetYourGuide.com. A diferencia del primer día, era una excursión en un grupo mucho mayor, con personas de diversas nacionalidades y un guía local. Nos vinieron a buscar con un microbús y después de una parada nos subimos a un bus más grande.

Llegamos a la entrada del parque y en este caso el traslado a las cataratas se realiza con un trenecito. Como en el lado brasileño, al lado de las cataratas se construyó un hotel que recientemente se ha reformado: el Meliá Iguazú

Nada más llegar con el tren nos dirigimos caminando a las plataformas que te llevan a la “Garganta del Diablo”, con una caída de 80 metros y  unas vistas espectaculares a las cataratas.

Después de la visita a pie hicimos otra con una lancha donde te llevan por el río Iguazú hasta rozar las cataratas y es allí donde uno se moja de verdad, pero es una gran experiencia sentir y ver cómo cae el agua también desde abajo. Toda la ropa y cámaras de fotos puedes guardarlas en unas bolsas impermeables que te dan para la excursión. Después de la excursión conviene ponerse ropa seca.

La excursión finalizó con otra visita a las plataformas de las cataratas por otros senderos donde se pueden hacer fotos espectaculares.

Por la tarde, una vez regresamos al hotel, decidimos hacer una excursión en mountain-bike por la selva de nuevo con Iguazu Bike Tours

Tercer día – Relax

El último día en Iguazú decidimos tomárnoslo de relax aprovechando la piscina selvática del hotel. Por la tarde bajamos a Puerto Iguazú, concretamente a la “Feirinha” donde se venden productos típicos y se puede cenar en diversos puestos de comida, especialmente recomendable es la “picahna” y es que la mayoría de clientes son brasileños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.