Complementarse con tu jefe

Uno va sumando años, conociéndose mejor y acumulando cierta experiencia.

En total desde que finalicé la universidad en 1996 habré tenido unos 10 jefes en mi vida profesional en 5 empresas diferentes.

Precisamente de las relaciones que he tenido con estas 10 personas escribo en este post. La relación que tengas con tu jefe puede condicionar mucho tu vida profesional en varios aspectos de forma positiva o negativa: Formación, promociones, aumentos de suelto, bonus, despidos, etc.

Hará unos cuatro años tuve un jefe con el que no me entendía nada y decidí cambiar de rumbo. Mientras escribía el email de despedida a mi equipo descubrí realmente el por qué de la mala relación con el que pasaba a ser mi ex-jefe: No nos complementábamos en nada, al contrario sentía como si estuviéramos compitiendo y esto, entre otras cosas, nos llevó a una situación de desconfianza mutua y de desconexión.

Desde entonces voy predicando que lo mejor que te puede suceder en el trabajo es que te complementes con tu jefe – que los puntos fuertes de él sean los débiles tuyos y viceversa. De esta forma creo que se construye una muy buena relación, positiva y productiva.

Hay muchas formas de complementarse, como por ejemplo:

  • Si tu jefe es un buen “comercial”, tu puedes ser un buen “implantador”
  • Un buen comunicador se puede complementar muy bien con un buen técnico
  • El que hable idiomas puede complementar al que no los domine tanto
  • El que sea más formal complementará al “hombre / mujer de bar”
  • Si un jefe tiene unos conocimientos técnicos X se complementará bien con el miembro de su equipo que tenga los conocimientos Y, igualmente para la experiencia
  • Uno actúa como mentor/coach y el otro necesita este coaching
  • A uno le gustarán algunas tareas que el otro detesta
  • Uno no tiene tiempo para ciertas cosas y el otro si tiene tiempo y además le gustan asumirlas

Cuando miro hacia atrás veo que con los jefes que he tenido mejor relación ha sido por esto, porque nos hemos complementado muy bien. Por este motivo recomiendo analizar el tipo de relación que tienes con tu jefe, analizar mutuamente cuáles son los puntos fuertes y débiles de cada uno y ver como os podéis complementar. En algunos casos ni siquiera es necesario realizar este análisis, esta forma de complementarse surge de forma natural y suele ser cuando sentimos que conectamos fácilmente y que trabajamos muy bien.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.